04/05/2021 La Nación - Nota - Política y Economía - Pag. 12

El kirchnerismo redobla la presión contra Guzmán, pese al apoyo de Fernández
Jaime Rosemberg
Enfrentó nuevos pedidos para restituir el IFE, a contramano de su estrategia presupuestaria; además, Kicillof elogió a Basualdo, el funcionario que resiste un pedido de renuncia del ministro

Pese a que el presidente Alberto Fernández ratificó a Martín Guzmán en el cargo, el ministro volvió a enfrentar la presión de los sectores del oficialismo más alineados con la vicepresidenta Cristina Kirchner.
Por un lado se intensificaron los pedidos por la restitución del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), en contra de la estrategia presupuestaria del ministro, y por el otro, el gobernador Axel Kicillof ponderó a Federico Basualdo, el subsecretario de Energía que Guzmán intenta echar, pero que resiste en su puesto con el apoyo de Cristina Kirchner.
En este contexto, Cristina Kirchner volvió ayer a criticar al FMI –con el que el Gobierno mantiene una negociación, encabezada por Guzmán– en un hilo de tuits en los que elogió la política económica del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.
El rechazo de la restitución del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) (unos $10.000 mensuales para 9 millones de personas) es una de las banderas “irrenunciables” de Guzmán, en su búsqueda de lograr equilibrio presupuestario y que la inflación no termine de desbocarse, como requisito de su negociación con el FMI.
Pero para el kirchnerismo duro, al que se suman organizaciones sociales oficialistas y opositoras, el retorno del IFE es prioritario.
“Toda persona que acredite necesidad requiere presencia del Estado; tenemos que establecer un piso de dignidad y terminar, por lo menos, con la indigencia”, afirmó ayer el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andrés Larroque.
“Es indispensable que continúe el IFE y creemos que debemos reconvertir esas instancias en políticas para que no reciban ningún tipo de cuestionamientos”, agregó el ministro de Kicillof e integrante de La Cámpora, que encabeza Máximo Kirchner.
La vuelta del IFE es uno de los pedidos de distintos funcionarios del Gobierno agrupados bajo el paraguas del Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Daniel Arroyo.
La semana pasada, por caso, el subsecretario de Integración de ese ministerio, Daniel Menéndez, afirmó a la nacion: “Guzmán hace un enorme trabajo, pero la gente no puede ser rehén de la discusión por la inflación”. Menéndez pidió sin rodeos el retorno del IFE, cuya última versión se dio en octubre del año pasado.
Dirigentes del peronismo y distintas organizaciones sociales no kirchneristas, como el Polo Obrero o Barrios de Pie, coinciden en reclamar la vuelta de esa asistencia.
Los rumores de la renuncia del ministro de Economía comenzaron a circular al ser desautorizado la semana pasada por Basualdo.
Con apoyo de Cristina Kirchner, el subsecretario se negó a implementar el aumento segmentado de tarifas de electricidad y solo autorizó, a través del EnrE, un incremento del 9 por ciento.
El debate del IFE El Presidente ya reiteró que el IFE fue fruto de la “emergencia” que produjo el cierre total de actividades, al inicio de la pandemia, y que hoy hay “otras herramientas” para ayudar a los sectores afectados, sin erogaciones como los $90.000 millones que significaría implementar ese ingreso.
“La situación es crítica, seguimos de cerca la situación sanitaria y si esto empeora obviamente vamos a tomar medidas extraordinarias”, reiteró ayer Arroyo en declaraciones radiales. “Estamos analizando pagar una segunda cuota del bono de $15.000 por la extensión de las medidas restrictivas”, agregó el ministro, en relación con el bono otorgado dos semanas atrás a un millón de beneficiarios de la AUH, anunciado por la titular de la Anses, Fernanda raverta.
En otro capítulo de la pelea por los aumentos de tarifas, el gobernador bonaerense calificó ayer a Basualdo de “excelente funcionario” y acordó con el aumento del 9 por ciento, lejano de la cifra que pretendía el ministro de Economía. “Me parece que regular un incremento inferior a dos dígitos es una forma de salir de este problema”, agregó el gobernador.
En los últimos días, las posturas se extremaron. Cerca de Fernández aseguraban que “Guzmán no se va” y que Basualdo tiene las horas contadas en su puesto. Desde La Cámpora, en cambio, hacían correr rumores de eventuales reemplazos y afirmaban: “Guzmán se va a ir cuando nosotros digamos”.

Martín Guzmán (Economía), el intendente Alfredo Zavatarelli (General Pinto) y Daniel Arroyo (Desarrollo Social)


Menciones: CPOL1 ejesapp


#23474000   Modificada: 04/05/2021 04:44 Superficie artículo: 718.87 cm²
Tirada: 121600
Difusión: 604692

Cotización de la nota: $455.043
Audiencia: 81.408


  
www.ejes.com | Santiago del Estero 286 4º piso - Of. 5 Buenos Aires | TE. 5352-0550